Menu Navegacion
Reseña Historica

Historia

La población de Vilcanchos se remonta a tiempos preincaicos, desde la época de los Chancas, los primeros pobladores procedieron de Vilcashuamán, grupos que peregrinaban por la zona. Tuvieron como dios al Halcón Sagrado de Vilca Huamán y se sintieron como descendientes de esta ave adorada, que con el tiempo y la distancia se transformó en una sola palabra Vilcanchos.

En la época colonial, entre 1650 y 1700, llegaron a esta zona aventureros españoles y misioneros Jesuitas, quienes le dieron el nombre de Santa Cruz de Vilcanchos. En esta época el Virrey Toledo, dio ordenanzas en torno al sistema de reducciones, por esta razón a muchos nativos se les alejó de sus tierras y junto con otros pueblos que no mantenían lazos de parentesco, ocasionando una desorganización interna de las comunidades y la migración. La etnia de los Orejones fue reducida en Huancaraylla, los Angaráes y Quispillacctas en Totos, los Chocorvos en Vilcanchos, Espite, Cocas y Urancancha; con obligación de tributar y realizar trabajos forzados en las minas de Huancavelica, estos ingresos económicos constituían la base del sustento del Gobierno Colonial.

En la época Republicana, cabe destacar hechos históricos a finales del siglo XIX y principios del presente siglo. En la guerra del Pacífico, la resistencia ante la avanzada chilena, cuando estos trataron de avanzar hacia la sierra central, los pobladores de esta Región, ofrecieron dura resistencia a los invasores obligándolos a retroceder. Un joven vilcanchino soldado del Gran Mariscal Andrés Avelino Cáceres, haciendo uso de su extraordinaria memoria manifestaba como los ayacuchanos participaban sin tener preparación militar y un adecuado armamento, sólo contaban con el conocimiento del terreno para derrotar al enemigo. Ubicándose en los puntos más altos hacían rodar grandes rocas en el momento preciso que las tropas enemigas pasaban por estos lugares, ocasionándoles grandes bajas y destrucción de sus armamentos.

El distrito de Vilcanchos con sus anexos de Espite, Cocas y Urancancha fueron creados con el dispositivo Legal Ley N° 1306 el 14 de Noviembre de 1910 durante el gobierno de Augusto B. Leguía, posteriormente fue ascendida a la categoría de Villa, por la Ley N° 12.156 el 09 de Noviembre de 1954.